El riesgo de la dieta

consejos para la dieta

¿La dieta que estás haciendo es demasiado peligrosa para tu salud? ¡Estas 5 señales te lo indican! Es normal que después de fiestas señaladas o con la llegada del calor tengamos ganas de cuidar de nuestra figura.

Los quilos de más ganados durante las vacaciones o por culpa de una rutina demasiado sedentaria podrán hacer que tengamos ganas de perderlos lo antes posible y poder disfrutar del cuerpo que siempre hemos querido.

Sin embargo, esta no será tarea fácil, ya que para perder peso a veces no es suficiente con cambiar nuestros hábitos alimenticios y seguir una estricta dieta, sino que deberemos modificar, parcial o totalmente, nuestro modo de vida para conseguir resultados positivos y duraderos.

Así pues, una dieta debe ser una manera de educarnos para aprender a comer mejor. No existen las dietas milagro ni aquellas que, por arte de magia, nos hagan perder mucho peso y tonifiquen los músculos.

Para poder perder peso de manera compensada, sin afectar a nuestra salud en general y para que nuestros músculos se vean fuertes y tersos, la mejor manera será combinarla con hacer ejercicio de manera regular.

No dudes en preguntar a un entrenador personal o profesional del deporte qué tipo de ejercicios te irían mejor para conseguir los resultados que tienes en mente.

Combinando el ejercicio con una dieta sana y equilibrada verás como, en unos meses, empezarás a ver los resultados que deseas. El uso de algunas pastillas también te ayudan a mejorar tu dieta como Redotex que es la mejor opción para controlar tu peso.

Además, si conviertes estos hábitos en una forma de vida harás que sean mucho más duraderos y que esta dieta no se convierta en un suplicio, sino que aprendas a comer de forma sana y equilibrada, limitando la ingesta de alimentos y bebidas ricos en azúcar añadido y grasas saturadas, los que hacen, en mayor medida, que ganes esos quilos de más.

Te anima a saltarte comidas

Las dietas realizadas por profesionales de la salud no te instan a saltarte comidas. Normalmente se pide que los pacientes coman entre cuatro y cinco veces al día.

Es mejor que vayas haciendo pequeñas comidas a que te hinches solamente dos o tres veces al día. La idea es que no pases hambre durante muchas horas, así te sientas saciado y, cuando vayas a comer, tengas menos ansiedad, haciendo que comas menos y alimentos más sanos.

No tiene una gran variedad de alimentos

Una dieta que se basa solamente en consumir carbohidratos o proteínas, dejando de lado por ejemplo las verduras, no sería una dieta adecuada.

Para que tu cuerpo pueda funcionar correctamente necesitarás una dieta rica y variada, que te aporte todos los nutrientes, vitaminas, hierro y calcio que tu cuerpo necesita.

Por lo tanto, una dieta sana y equilibrada no restringirá el consumo de alimentos básicos para tu bienestar.

como hacer una dieta

Es demasiado estricta

El hecho de que una dieta sea demasiado restrictiva quizás te ayude a perder peso con mucha rapidez, ya que no estarás comiendo alimentos ricos en azúcar añadido o grasas saturadas. Como los ultra-procesados o el consumo de bebidas alcohólicas y otros alimentos con calorías vacías.

No te permite tener flexibilidad

Una dieta sana y equilibrada controlada por un médico debería darte una cierta flexibilidad. Tienes que aprender a comer adecuadamente, lo que implicará que tomes conciencia, con el tiempo, de lo importante que es comer ciertos alimentos. Por ejemplo, cinco piezas de fruta o verdura diarias.

Por eso, mientras realizas esta dieta deberías poder irte a comer o cenar fuera, incluso irte unos días de vacaciones. Y escoger aquellos platos del menú que te permitan seguir con tu dieta.

De manera que puedas comer verduras, un trozo de carne o pescado y guarnición de manera sana y equilibrada, sin deshacer todo el esfuerzo hecho durante el resto de días y manteniendo la línea.

Artículos recomendados