Contusiones musculares, checa esto

tipos de contusiones musculares

Las contusiones ocupan el segundo lugar después de las distensiones como la principal causa de lesiones deportivas.

Los atletas en deportes de contacto tienen muchas oportunidades de sufrir una contusión muscular. Las contusiones ocupan el segundo lugar después de las distensiones como la principal causa de lesiones deportivas.

La mayoría de las contusiones son menores y sanan rápidamente, sin sacar al atleta del juego. Sin embargo, las contusiones graves pueden causar daños profundos en los tejidos y provocar complicaciones que pueden impedir que un atleta pueda practicar deportes durante meses.

¿Por qué ocurren?

Las contusiones ocurren cuando un golpe directo o golpes repetidos de un objeto contundente golpean una parte del cuerpo, aplastando las fibras musculares subyacentes y el tejido conectivo sin romper la piel. Una contusión puede ser el resultado de una caída o un atascamiento del cuerpo contra una superficie dura.

Síntomas

Las contusiones causan hinchazón y dolor y pueden limitar el rango de movimiento de las articulaciones cerca de la lesión. Los vasos sanguíneos desgarrados pueden causar una decoloración azulada. El músculo lesionado puede sentirse débil y rígido.

A veces, se acumula un charco de sangre dentro del tejido dañado, formando un bulto sobre la lesión. Si el daño tisular es extenso, es posible que también tenga un hueso roto, una articulación dislocada, un esguince, un músculo desgarrado u otras lesiones.

Las contusiones en el abdomen pueden dañar los órganos internos.

contusiones musculares

Examen médico

Consulte a su médico de inmediato para obtener un diagnóstico completo. Un examen físico determinará la ubicación exacta y el alcance de la lesión.

Se pueden usar herramientas de diagnóstico por imágenes para visualizar mejor el interior del área lesionada de su cuerpo. Estas herramientas incluyen rayos X, ultrasonido, resonancia magnética nuclear (RMN) o tomografía computarizada (TC).

Para algunas lesiones, es posible que su médico también deba verificar si hay lesiones en los nervios.

Tratamiento

Para controlar el dolor, el sangrado y la inflamación, mantenga el músculo en una posición de estiramiento suave y use el protocolo RICE:

-Descansar. Proteja el área lesionada de daños mayores deteniendo el juego. También puede usar un dispositivo de protección (es decir, muletas, cabestrillo).

-Hielo. Use compresas frías durante 20 minutos a la vez, varias veces al día. No aplique hielo directamente sobre la piel.

-Compresión. Envuelva ligeramente el área lesionada con un vendaje suave o una venda elástica.

-Elevación. Eleve el área lesionada a un nivel por encima del corazón.

La mayoría de los atletas con contusiones mejoran rápidamente con medidas de tratamiento simples. Su médico puede recetarle medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE), como ibuprofeno u otros medicamentos para aliviar el dolor o algún medicamento útil en la reabsorción de hematomas como ribotripsin.

No masajee el área lesionada. Puede adquirir ribotripsin precio único acudiendo a su sucursal de Farmacias San Pablo más cercana.

Durante las primeras 24 a 48 horas después de la lesión (fase aguda), probablemente necesitará continuar usando reposo, hielo, vendajes de compresión y elevación del área lesionada para controlar el sangrado, la hinchazón y el dolor.

Mientras el músculo lesionado sana, asegúrese de seguir ejercitando las partes no lesionadas de su cuerpo para mantener su nivel general de condición física.

Si hay un hematoma grande que no desaparece en varios días, su médico puede drenarlo quirúrgicamente para acelerar la curación.

Rehabilitación

Después de unos días, la inflamación y la hinchazón deberían comenzar a disminuir y la lesión puede sentirse un poco mejor. En este momento, su médico puede indicarle que aplique calor suave a la lesión y comience el proceso de rehabilitación. Recuerde aumentar su nivel de actividad gradualmente.

Dependiendo de la extensión de sus lesiones, volver a su actividad deportiva normal puede llevar varias semanas o más. Si aplica demasiada tensión en el área lesionada antes de que se haya curado lo suficiente, se puede desarrollar tejido cicatricial excesivo y causar más problemas.

En la primera fase de rehabilitación, su médico puede recetarle ejercicios suaves de estiramiento que comienzan a restaurar el rango de movimiento del área lesionada.

Una vez que su rango de movimiento haya mejorado, es probable que su médico le recomiende incorporar ejercicios de levantamiento de pesas y de fortalecimiento.

Cuando tenga un rango de movimiento normal y sin dolor, es posible que su médico le permita regresar a los deportes sin contacto.

Artículos recomendados